"Nosotros no poseemos la verdad, es la Verdad quien nos posee a nosotros. Cristo, que es la Verdad, nos toma de la mano". Benedicto XVI
"Dejá que Jesús escriba tu historia. Dejate sorprender por Jesús." Francisco

"¡No tengan miedo!" Juan Pablo II
Ven Espiritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás el Universo. Dios, que iluminaste los corazones de tus fieles con las luces del Espíritu Santo, danos el valor de confesarte ante el mundo para que se cumpla tu plan divino. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

sábado, 29 de septiembre de 2012

Los Símbolos de la Biblia El Símbolo del Gallo



“¿Quién infundió sabiduría al Ibis y dio al gallo inteligencia?” exclama Job (Job 38,36)

El Símbolo biblico del Gallo
En efecto, el  gallo sabe distinguir el final de la noche y el principio del día. Por su parte, el autor del tercer libro de Baruch pensaba que era el fénix el que despertaba al gallo para que no faltase a la cita del surgir del sol.

En las tradiciones judía y cristiana la expresión “al canto del gallo” significa “muy temprano”.

El libro de los Proverbios (30,29-31) contiene un juicio realista sobre el gallo: “Hay tres seres de airoso andar y cuatro de hermoso caminar: el león, el más fuerte de los animales que ante nada retrocede; el gallo, que marcha gallardo entre las gallinas; el macho cabrío, que va delante de la manada; y el rey, al frente de su pueblo”.

Los textos rabínicos no vacilan en llamar al gallo “geber”, macho. Estos mismos textos hablan de la prohibición de criar gallos en Jerusalén. 

Parece que esta ley estaba motivada por precauciones de orden de la pureza legal. Por otra parte, sabemos por los evangelios que había gallos en Jerusalén. 

Recordemos la triple negación de Pedro: “Y en aquel momento cantó el gallo” (Juan 18,27).

El gallo en la tradición cristiana se convierte en símbolo de resurrección, pues así como el galoo anuncia el nuevo día, de la misma manera el cristianismo espera la venida de Cristo. En la edad media el gallo era símbolo del predicador, que despierta a los adormecidos. De ahí que se vea presente el gallo en lo más alto de los campanarios y espadañas.

P. Frédéric Manns
Estudio Bíblico de la Flagelación
                                                                                    
Revista “Tierra Santa” Nº 755 página 60 año 2002

No hay comentarios:

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Publicidad

Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

Agencia Informativa Catolica Argentina (AICA)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Palabras de Juan Pablo II en la segunda visita pastoral a la Argentina año 1987

Las cosas por su nombre

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif