"Nosotros no poseemos la verdad, es la Verdad quien nos posee a nosotros. Cristo, que es la Verdad, nos toma de la mano". Benedicto XVI
"Dejá que Jesús escriba tu historia. Dejate sorprender por Jesús." Francisco

"¡No tengan miedo!" Juan Pablo II
Ven Espiritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás el Universo. Dios, que iluminaste los corazones de tus fieles con las luces del Espíritu Santo, danos el valor de confesarte ante el mundo para que se cumpla tu plan divino. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

viernes, 12 de julio de 2013

La conversión del Pastor Sérgio Von Helder quien habia pateado la imagen de la Virgen de Aparecida en televisión.

El Pastor Sergio Von Helder destruyó a patadas en vivo y en directo una imagen de Nuestra Señora de Aparecida por su programa de televisión de la secta Iglesia Universal del Reino de Dios en 1995. No  imaginaba lo que sucedería después.

Una antigua noticia, con un desenlace inesperado:
Por Tiago Santos (Traducido del Portugués)

Sergio Von Helder el 12 de octubre de 1995
Para refrescarte la memoria: 12 de octubre de 1995, día de N. S. Aparecida, durante el programa Palabra de Vida, trasmitido por la TV Record, el Pastor Sérgio Von Helder tuvo lo que podemos llamar de acceso de furia, tomado por un descontrol y total falta de respeto por la creencia ajena, comenzó a patear la imagen de la Patrona del Brasil, generando una de las mayores polémicas religiosas de la historia reciente de nuestro país (Brasil). El “Obispo” de la Iglesia Universal del Reino de Dios, llegó a ser condenado por “incitar a la discriminación de prejuicio religioso, a través de palabras y gestos”, pero su mayor pena él ni se imaginaba cuál sería…
Un día de éstos, en la TV Canção Nova (canal 20 UHF Rio de Janeiro), durante la homilía el Padre Edmilson recordó el hecho que nos parecía tan distante, pero que él trajo a la superficie por su final más que sorprendente.
Cierto tiempo después de episodio, el Pastor Von Helder comenzó a sentir fuertes dolores en la pierna izquierda, la misma con la cual había pateado la imagen de la Virgen. Poco a poco los dolores, hasta entonces sin explicación, fueron aumentando hasta el punto que tuvo que buscar ayuda médica. Von Helder probó varios tipos de tratamientos en el país, pero sin resultados… el dolor sencillamente no cedía.
Por recomendación de los médicos, Sérgio fue a buscar ayuda en los Estados Unidos, en una clínica especializada. Allá estuvo un buen tiempo internado. Según él mismo, Sérgio, el tratamiento era el mejor posible.
Pero había una enfermera que le dedicó, siempre, una atención especial, lo acompañaba en los momentos más difíciles y de intenso dolor, principalmente durante las noches en que el dolor no pasaba por nada del mundo, ella cuidada su pierna y le daba confort y esperanza. El tiempo fue pasando y poco a poco el tratamiento daba resultado hasta lograr la sanación completa.
Su alegría era tanta que, muy conmocionado, resolvió dar una fiesta de agradecimiento y despedida a todo el equipo que lo había tratado. Durante la fiesta, Sérgio se dio cuenta que la enfermera, que había sido tan importante en su recuperación, no estaba en la fiesta. Entonces fue en busca del Director de la Clínica con el propósito de saber dónde estaba la enfermera, negra, simpática y atenta que lo había amparado en todas esas noches de dolor y desespero… Y para su gran susto, el Director le dijo no conocer a tal enfermera y que no había ninguna enfermera negra que trabajara en esa área del Hospital. Sergio insistía preguntando aún a otros médicos y enfermeras, inclusive si no podría ser de alguna otra área del Hospital, pero nadie siquiera imaginaba quién pudiera ser ella. Fue ahí cuando cayó de rodillas, en llantos, en plena fiesta, dándose cuenta de lo sucedido… Nadie entendió lo que sucedió en ese momento, solamente Sérgio. Cayó en cuenta que todo ese tiempo, la enfermera que estuvo a su lado en todos esos momentos de dolor y dificultades era Nuestra Señora la Virgen Aparecida.
Embargado de vergüenza y remordimientos, Sérgio se convirtió al Catolicismo y hoy cuenta su historia a quien lo quiera escuchar… Un testimonio de fe tardía, pero nunca es tarde para la bondad infinita de Dios y el cariño y el gran amor de María, nuestra Madre, que aún humillada no abandonó a un hijo en su dolencia.

2 comentarios:

José Miguel Arráiz Roberti dijo...

Tengan cuidado con este testimonio, porque no está confirmado y puede ser fraudulento. No conviene hacer uso de testimonios de conversión no confirmados, porque pueden ser falsos y nos pueden dejar mal.

ANDRES ARIAS dijo...

Alguna vez escuché que en nuestras oraciones no hay que pedir paz y tranquilidad para las personas incrédulas o blasfemas, como la persona del artículo, sino por el contrario que Dios se manifieste en sus vidas con la intranquilidad propia que nos genera a los creyentes el estar alejados de Dios, y que del dolor, de los problemas, de la enfermedad en ellos mismos o en sus familiares renazca la alegría espiritual que sólo se da en la verdadera Iglesia de Cristo, Una, Santa, Católica y Apostólica. Tengamos en cuenta que las únicas oraciones válidas, son las que provienen de nosotros como miembros de la Iglesia Católica, ya sea la Iglesia Triunfante, Militante o Penitente, los supuestos milagros que se dan en otras Iglesias son fruto de la escucha atenta del Padre a su Iglesia. Dios y la Santísima Virgen la Inmaculada Concepción nos siga bendiciendo

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Publicidad

Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

Agencia Informativa Catolica Argentina (AICA)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Palabras de Juan Pablo II en la segunda visita pastoral a la Argentina año 1987

Las cosas por su nombre

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif