"Nosotros no poseemos la verdad, es la Verdad quien nos posee a nosotros. Cristo, que es la Verdad, nos toma de la mano". Benedicto XVI
"Dejá que Jesús escriba tu historia. Dejate sorprender por Jesús." Francisco

"¡No tengan miedo!" Juan Pablo II
Ven Espiritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás el Universo. Dios, que iluminaste los corazones de tus fieles con las luces del Espíritu Santo, danos el valor de confesarte ante el mundo para que se cumpla tu plan divino. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

viernes, 14 de marzo de 2008

Santa Matilde, 14 de Marzo

Santa Matilde
Etimológicamente significa “valiente en la batalla”. Viene de la lengua alemana.No a todas las reinas les toca igual suerte en su reinado. Ella, a pesar de que fue educada por las monjas y tenía un gran amor por los pobres, tuvo que sufrir lo suyo en sus relaciones con el marido y con los hijos.
Todos ellos, es cierto, ocuparon altos puestos en la sociedad, pero eso no fue suficiente para que se sintiera completamente feliz.
Estuvo casada con el rey Enrique durante 23 años. Cuando fue elegido rey su hijo Otón, vinieron las luchas y las intrigas entre los mismos familiares.Enrique se declaró rebelde contra el trono de su hermano. Como el nuevo rey creía que su madre defendía a su hermano, la echó del palacio.
¿Qué hacer?
Para ella, muy dada a la piedad, lo mejor fue lo que hizo: entrar en un convento. Los hijos firmaron la paz entre ambos a costa de que Enrique fuera nombrado Duque de Baviera.Comenzaron a maquinar contra la madre por el dinero que decía que entregaba a los pobres.No se fiaban de ella. Y con grandes lamentos exclamó Matilde:" Es verdad que se unieron contra mí, pero por lo menos se unieron".
Pero las paces fueron simple apariencia para quedar bien ante los demás hermanos y su madre. Las cosas les iban de mal en peor. Y en estos momentos cruciales se acordaban de su madre y del mal trato que le había dispensado.Ella, tan entregada a la oración y a la penitencia, los perdonaba con suma facilidad e incluso se atrevió a decirle a su hijo Enrique que iba a morir muy pronto. A partir de la muerte de su hijo, Otón se dio cuenta, por fin, de que su madre valía un potosí.
Ella, alegre por la nueva situación, se entregó en cuerpo y alma a restaurar y a fundar nuevos conventos, los pararrayos en lo que se detiene la ira de Dios y desde los cuales suben al cielo cada día infinitas acciones de gracias y de peticiones. Murió el 14 de marzo del año 968.

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Publicidad

Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

Agencia Informativa Catolica Argentina (AICA)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Palabras de Juan Pablo II en la segunda visita pastoral a la Argentina año 1987

Las cosas por su nombre

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif